lunes, 30 de marzo de 2009

Guanajuato, capital del beso



Guanajuato, capital del beso


Hace unos meses, en Guanajato (México), el ayuntamiento prohibió, por mandato municipal, los besos en las calles con penas de hasta 1.500 pesos (unos 83 euros) y retenciones policiales de 36 horas. Medios internacionales se hicieron eco de semejante campaña rancia y moralista. Las críticas han sido tales que el alcalde de la ciudad, Eduardo Romero Hick, perteneciente al conservador Partido Acción Nacional (PAN), ha recogido el boomerang para lanzar una campaña con el lema: "Guanajuato: Capital del Beso".

Al alcalde le molestaban los "besos olímpicos", recogía el bando municipal. Y por este tipo de ósculos se refería a "tocamientos en las partes privadas", de los que implican "desabrochar la ropa", recoge La Vanguardia. Y lanzó la campaña mediática, pero no real pues, bajo el llamativo título “El beso, sólo en lo oscurito”, el diario Correo de Guanajuato, denunciaba ayer que el abandono del callejón es palpable.

En Guanajuato lo del beso tiene historia, allí está el llamado Callejón del Beso.
Cuenta la leyenda que quienes unan allí sus labios tendrán 15 años de felicidad. Cómo explica el guía del vídeo, en el siglo XVIII, dos jóvenes vivían su pasión entre los balcones del estrecho paso. Ana, hija de españoles, y Carlos, “un pobre minero”, cruzaban durante la noche unos besos de balcón. El padre de Ana les sorprendió una vez y amenazó con matarla. La pareja no se amilanó y continuó con sus encuentros. Un día les volvió a ver y cumplió su amenaza, clavándole una daga por la espalda, momento en que Carlos le dio su último beso, en la mano, mientras ella caía muerta. Si lo visitas, puedes escoger entre el beso mexicano, el beso del torero... según el chico, que no tiene desperdicio al explicar en qué consisten.

La ciudad reinventa ahora su leyenda. Y es que “las charamuscas también se besuquean”, informa El Correo de Guanajuato. Los pasteleros locales elaboran dulces con las típicas momias propias de Guanajuato… pero ahora éstas se intercambian besos. Que no paren los besos.
Dos momias se dan un beso de pastel. (Foto de Correo de Guanajuato)

5 comentarios:

Endika Lazkano dijo...

O sea que Guanajato es el Verona mejicano con semejante historia cual Romeo + Julieta...

Alejandro Muñiz Delgado dijo...

El mundo está lleno de amantes perseguidos...

A. dijo...

Sí, hace tiempo me contó Josian (alias Asterix, que estuvo un curso aquí y luego ha venido en repetidas ocasiones) la historia, así que no le daré al vídeo, jeje.

Él estuvo otro curso en Ocosingo, Chiapas, algo lejos de Guanajuato por lo que veo, pero casi 9 meses dan para mucho.

Me he leído todos los artículos, que conste ;-)

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hemos visto a Gustav Klimt y su beso; a Schiele y sus besos. Tanta belleza solo merece ser contemplada. Ojala todo se arreglase con los besos. Saludos desde El Belvedere. Der Kuß!

Anónimo dijo...

Hemos descubierto que también los austriacos conocen la magia de los besos. No sabemos si le ponen tanta pasión como los latinos, pero desde luego saben de los efectos beneficiosos de un buen beso...Todo el mundo debería experimentarlo en algún momento.

Un beso.