martes, 4 de agosto de 2009

Praia da Barra, Portugal


Agua helada pero reconstituyente entre olas. En la región de Aveiro, junto al municipio portugués de Ílhavo, se extienden enormes playas expuestas al azote del océano Atlántico, así están los bañistas de agazapados y protegidos. Sol con viento, que esconde el calor pero engaña porque quema la piel. Cuidado.

2 comentarios:

Isaac González Toribio dijo...

Hola Alejandro. Hace unos días estuve por Aveiro, eso sí, en viaje de trabajo. La zona es realmente hermosa. Disfruta.

Alejandro Muñiz Delgado dijo...

Parece mentira que tengamos eso en la península y tan ignorado... aunque casi mejor!